martes, 23 de octubre de 2012

Lo que ocurrió el domingo 21

Después del “diluvio” del sábado y aunque suspendieron otras actividades al aire libre previstas para el domingo, nosotros seguimos adelante.

Pilar Abad y Miguel Ángel Cuartero con sus respectivos coches cargados hasta los topes con el equipo de sonido, mesas y demás, prestados por el colegio donde imparte clases Pilar, ( J A Labordeta, ¡gracias!) se acercaron hasta los porches más cercanos a la bola del mundo de la Plaza del Pilar. Descargamos, mirando al cielo y esperamos…Cuando ya no caían gotas empezamos a montar el equipo, unir las mesas para “fabricar” un pequeño escenario, llevar los cables al punto de luz etc (el colegio de infantes, ¡gracias!) en ese momento se nos acercó una “delegación” montisonense con Mª Pilar Salas (cartel, ¡gracias!) ¡qué maravillosa sorpresa! se escuchaba desde lejos la voz de José Vilalta. También acudieron a ayudar otros amigos: Conchita Pérez Falcón, Ricardo Pérez (partituras finale ¡gracias!) y Yolanda Roca embarazadita ... (gracias y también a Judith Manjón, por su trabajo con audacity).

Cuando quisimos darnos cuenta y sin haber podido probar el sonido (ya que esperamos hasta el final para no poner en riesgo el equipo) estábamos rodeados literalmente por un grupo de niños muy bien organizados (¡gracias niños, profesores, colegios, padres, abuelos!) y más personas que iban acudiendo a la cita.

Nos sentimos en familia, los de las primeras filas estaban muy apretadicos para darse calorcico y unirse ¡nadie cantaba por nosotros!

Comenzamos dando las gracias a todos los participantes, a todos los que habían ayudado a pegar un cartel, en la difusión (gracias Ramón, Ester, Gloria, Julio, Pedro, María, Fran, Darío, Emilia, Margarita, Berta, Natalia, Julia, Pilar, Carmina, Osacar, Mª José, Alfonso, Mariano, Antonio, Manuel …y tantos otros)

Pilar, Miguel Ángel (antes el informático, ahora eso y mucho más) y servidora estuvimos tocando, dirigiendo, recordando la carta de presentación y al final Miguel Ángel y Yolanda acompañaron con las guitarras el canto a la libertad de Labordeta.

Enviamos nuestro canto a todos los rincones del mundo y conforme íbamos cantando en alegría, unidad y esperanza por un mundo mejor, las nubes se iban retirando. El sol apareció al final, tímido primero y luego muy luminoso nos regaló una sonrisa de oreja a oreja durante un buen rato.

¿Qué cuántos éramos? Entorno a quinientos dicen unos, fuimos pocos, fuimos muchos…estuvimos los que quisimos cantar en unidad, libertad y esperanza en acción y sin temor. No os situasteis a lo largo, sino alrededor del escenario y aunque se escuchaba menos formamos un bonito círculo.

Seguimos recibiendo entradas en la página y muchos piden que esta vez no sea la última. Esperamos vuestras opiniones a través de la página, de facebook,  twitter. Ya se verá…


¡¡¡GRACIAS A TODOS!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario