viernes, 17 de octubre de 2014

Re-Unión Musical Mundial 2014

Miramos a los ojos a las personas cuando hablamos con ellas, y al mirarlas traspasamos su físico y tocamos de alguna manera su alma, su espíritu, ese conjunto de ideas, creencias, sentimientos, pensamientos que en definitiva somos. Vemos mas allá de su cuerpo, nos ponemos en contacto con lo profundo de su ser, y a veces, al mirar, encontramos la verdadera persona, y algo parecido a una chispa brota de la unión de nuestros yos con un sentimiento que podríamos llamar amor. Ahí comienza la conexión, la comprensión,  un hilo  invisible de unión por simplemente ser.

Quisiéramos poder mirar a los ojos de los dirigentes que arengan para el odio del otro a sus súbditos; a los ojos de aquellos que manejan las guerras siempre fratricidas, pues todos somos hermanos; mirar a los ojos de los que odian por cuestiones religiosas o políticas; cantar al oído de los que sufren la persecución, la miseria, el hambre o la enfermedad. Quisiéramos comprenderlos, conectar, y, por qué no, transmitir ese sentimiento de amor que pudiera hacer crecer en su interior el cambio necesario.

En nuestro camino por la vida nos encontramos con seres extraordinarios todos ellos, cada uno en su singularidad, en su diferencia. Pueden ser humanos, animales, plantas e incluso rocas y objetos, todos ellos nos acompañan en nuestro camino de evolución.

El día 26 de octubre de 2014 a las 12:00 a.m. en la plaza del Pilar de Zaragoza, se va a producir el III encuentro, nuestra tercera Reunión Musical Mundial, que quiere que la música acompañe a la comprensión, al amor y al cambio, a la chispa que se produce al mirarnos a los ojos, para evolucionar juntos, para encontrar caminos de paz, de respeto, de unidad, de sentimiento de pertenencia y cuidado de nuestro planeta Tierra, el lugar que nos acoge para vivir.

Hoy estamos ávidos de cambios, pero el cambio ha de empezar en nosotros. Poniendo esa chispa de amor interior al cantar todos juntos, crearemos un relámpago que se propagará por las almas de la plaza y de la humanidad entera. Abramos hoy las ventanas de nuestros ojos y miremos al interior de las personas que tenemos al lado.

Cantemos pues para vivir, unidos, mirémonos a los ojos y creamos que juntos realizaremos los cambios que necesitamos para tener una existencia más justa y más feliz.



No hay comentarios:

Publicar un comentario